CORIA: LEGADO DE HISTORIA, ARTE, CULTURA Y TRADICIONES.

CORIA: LEGADO DE HISTORIA, ARTE, CULTURA Y TRADICIONES.

Símbolos inequívocos de una Ciudad con más de dos milenios de historia ininterrumpida, fraguada por los distintos pueblos que se asentaron por estas ricas tierras de vega, en las que dejaron diseminadas sus huellas por cada uno de los encantadores rincones de su coqueto Casco Histórico-Artístico, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.

La Ciudad de Coria, ubicada al noroeste de la provincia de Cáceres, reúne los alicientes necesarios como para convertirse en centro de destino turístico al aunar su posición estratégica, por la proximidad de los bellos enclaves configurados por la Sierra de Gata y el vecino país de Portugal, con su rico Patrimonio Histórico-Artístico, Cultural y Natural, lo que la convierten en uno de los núcleos más antiguos de la fértil Extremadura.

Valores patrimoniales que están presentes, con gran autenticidad, en nuestra admirada y legendaria ciudad antigua, otrora sede del marquesado de Alba, episcopal y nobiliaria, bajo cuyo reposado silencio emergen los recuerdos de su florida antigüedad escritos en las cicatrices de las piedras de los vetustos monumentos que aún hoy restan de tan ilustre pasado glorioso, junto a los evocadores entornos naturales que le prestan la verde y fresca Vega del río Alagón.

Desde la primitiva Caura vettona, estirpe de rudos caminantes pastores de etnia celta que fundaron, hacia el siglo VI a. C., la primigenia oppidum fortificada en la que asentaron sus hordas de ganado trashumante que mancharon de polvo los caminos de la “Mesopotamia Extremeña” entre el Alagón y el Tajo; hasta la Caurium hispanorromana, ciudad que conocería diversas transformaciones desde su primitiva constitución como “Castrum Cecilium Cauriensis” a partir del siglo I a. C., pasando por municipio estipendiario hasta alcanzar, durante el Bajo Imperio, la ciudadanía romana como núcleo integrante de la provincia de La Lusitania perteneciente al Conventus Emeritensis en ese enorme “Mercado Común Mediterráneo” creado por Roma en los últimos años de la República.

Mas, el asentamiento de nuevos moradores procedentes de los limes del Imperio: suevos, alanos, godos... permitió que la antigua ciudad romana se convirtiera, a partir del siglo VI d. C., en uno de los centros urbanos visigodos más importantes del noroeste extremeño dotado de Sede Episcopal como atestigua, la firma del prelado “Jaquintus, episcopus cauriensis”, en las Actas del III Concilio de Toledo (589).

Y tras la invasión y posterior ocupación de Hispania por el Islam a partir del 711, la nueva Qüriya musulmana aparecerá registrada en los documentos medievales de la época como un enclave estratégico importante que sería disputado, durante los duros años de la Reconquista, por cristianos y musulmanes; pasando en sucesivas ocasiones, de unas manos a otras, al codiciarla ambos, como plaza de defensa fronteriza, hasta su definitivo afianzamiento en manos cristianas coincidiendo con el reinado de Alfonso IX de León a principios del siglo XIII, con el que inicia definitivamente la repoblación y vida concejil de la Ciudad al concedérsele Fuero hacia 1227.

Una fértil y noble Tierra de la Alta Extremadura, en la que los distintos avatares de los cruentos y sangrientos conflictos que fueron aconteciendo tras las sucesivas etapas cronológicas de la longeva historia cauriense, quedan en parte atestiguados por el magnífico legado monumental que conserva la Ciudad.  Desde las volumétricas Murallas Romanas (s. I) que circundan el Casco Histórico constituyéndose como una de las fortalezas de origen romano mejor conservadas en su conjunto de entre todas las halladas en el resto de Europa; pasando por los soberbios y señoriales Castillo (s. XV) y Palacio de los Duques de Alba (s. XVI) como símbolos del rancio poder nobiliario; hasta la magna Catedral de Santa María de la Asunción (s. XV-XVIII), joya del gótico-plateresco extremeño, en la que se custodia el Sagrado Mantel de la Última Cena; además del Palacio Episcopal (s. XVII), la Iglesia de Santiago Apóstol (s. XVI-XVIII), el Convento de la Madre de Dios (s. XVI-XVII), el Hospital de San Nicolás de Bari (s. XVI-XIX), el Colegio Seminario Menor Conciliar (s. XVI-XIX), las Cárceles Real (s. XVII), convertida en Museo de Historia, Arqueología y Etnografía, y Eclesiástica (s. XVIII), o los Puentes de Piedra (s. XVI) y de Hierro (s. XX), entre otros.

Además, para que el turista disfrute de todo ello, la Ciudad de Coria cuenta también con una variada y fecunda oferta gastronómica, cultural, deportiva, folclórica y festiva que, unida a la diversificada oferta hostelera y comercial, a buen seguro cubrirán todas las necesidades y los gustos de aquellos viajeros que la visiten sin hacerlo al trote de la moda actual imperante; por lo que bien harán en detenerse, sin urgencias de tiempo, para deleitarse en plenitud de nuestras amables gentes y del rico legado Patrimonial Cultural y Natural heredado desde siglos pretéritos.

Enlace Vídeo Promocional de Coria Siéntela!: https://www.youtube.com/watch?v=fl9MXfVOGP4

Enlace Vídeo Promocinonal Sagrado Mantel de Coria. Reliquia Universal de la Cristiandad: https://www.youtube.com/watch?v=qBfoZ48Qe9Q

 

.

Compartir

Google Play QR

Google Play QR

App Store QR

App Store QR

Redes Sociales